banner Vinoturismia

Guía independiente de bodegas, cultura del vino y enoturismo en la Denominación de Origen Calificada Rioja

27 de junio de 2017

El territorio del vino de Rioja

¿Rioja o La Rioja?

Es un error frecuente confundir el área de producción de vino de Rioja con la comunidad autónoma del mismo nombre. En realidad, la zona de cultivo de vid y elaboración de vino amparada por la Denominación de Origen Calificada Rioja es una región natural, delimitada por accidentes geográficos, que incluye municipios pertenecientes a tres provincias del noreste de España: La Rioja, Álava y Navarra.

La mayor parte de estos municipios (116), de los viñedos (unas 41.500 hectáreas) y de las bodegas (320) se encuentra en la comunidad autónoma riojana. Pero la parte alavesa de la denominación de origen reúne también un elevado número de bodegas (264), a pesar de que su superficie de cultivo es mucho menor (en torno a 13.150 hectáreas distribuidas en 18 municipios). Por su parte, Navarra aporta a la D.O.C. Rioja unas 6.600 hectáreas de viñedo y 15 bodegas, localizadas en 8 municipios.

A efectos de viticultura y enología, sin embargo, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen no tiene en cuenta estas fronteras administrativas, sino que identifica tres subzonas productivas atendiendo a su situación, clima y composición de suelos: Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa. La Rioja Alta se encuentra en el noroeste de la comunidad autónoma riojana. La Rioja Baja está en el este, e incluye 42 municipios riojanos y los 8 municipios navarros adscritos a la denominación. Y la Rioja Alavesa es una comarca histórica de Álava, ubicada en la frontera sur del País Vasco y separada de la Rioja Alta por el río Ebro.

Historia

El territorio de la Denominación de Origen Calificada Rioja ha sido habitado por el ser humano desde la prehistoria. Del Neolítico se conservan diversos enterramientos y monumentos funerarios, incluidos algunos dólmenes muy fáciles de visitar en la Rioja Alavesa, que atestiguan la existencia de pequeñas comunidades agrícolas y ganaderas en torno al año 3000 antes de nuestra era.

Durante el periodo celtibérico, el valle del Ebro estuvo ocupado fundamentalmente por la tribu de los Berones, con asentamientos de Pelendones, Vascones y Arévacos en algunos puntos. Existen diversos yacimientos arqueológicos de esta época, entre los que destacan la antigua ciudad de Contrebia Leukade (Rioja Baja) y el poblado de La Hoya (Rioja Alavesa).

Los romanos llegaron a la Rioja Baja en el siglo II a.C. y colonizaron el valle del Ebro y las zonas montañosas del sur, dejando abundantes huellas de su paso en toda la región. Los árabes la invadieron en el siglo VIII, aunque no llegaron a dominar por completo todas sus comarcas. La Rioja Alavesa fue un territorio fronterizo, y en algunas zonas de la Rioja Alta los conquistadores permanecieron poco tiempo. En cambio, en la Rioja Baja los árabes se establecieron hasta el siglo XII y ejercieron una considerable influencia social y cultural.

Nájera, en la Rioja Alta, fue uno de los principales núcleos de la Reconquista. Entre los siglos X y XI albergó la corte del Reino de Nájera-Pamplona, cuya desmembración dio lugar a los reinos de Navarra, Castilla y Aragón. A lo largo de todo el periodo medieval, las tierras riojanas fueron objeto de continuas disputas entre Navarra y Castilla. Esta última acabó quedándose la mayor parte de lo que hoy es La Rioja. En la zona alavesa, la villa de Laguardia cambió repetidas veces de dueño, hasta que en el siglo XV quedó anexionada a Castilla. Viana, principal localidad de la parte navarra de la denominación de origen, fue asediada también por los castellanos en diversas ocasiones y capituló ante ellos en 1512, pero una década más tarde se reincorporó al Reino de Navarra.

No se sabe a ciencia cierta de dónde proviene el nombre Rioja, que apareció escrito por primera vez a finales del siglo XI como Rioiia. Los territorios de la actual comunidad autónoma pertenecieron a Burgos y a Soria hasta 1833, fecha en que fue creada la provincia de Logroño. En 1980 pasó a denominarse provincia de La Rioja, y en 1982 se constituyó en comunidad autónoma uniprovincial.

Geografía y naturaleza

Desde el punto de vista geográfico, La Rioja puede dividirse en dos grandes áreas. En el norte se encuentra el valle del Ebro, una franja de unos 115 kilómetros de longitud y entre 40 y 60 kilómetros de anchura, dedicada tradicionalmente al cultivo de vid, cereales, frutales y hortalizas. Al sur se extiende una amplia zona montañosa formada por estribaciones de la cordillera Ibérica. Desde estos montes hasta el Ebro descienden siete ríos que forman otros tantos valles.

Por otra parte, el mapa de la región se suele dividir en tres secciones verticales de oeste a este, siguiendo el curso del Ebro: Rioja Alta, Rioja Media y Rioja Baja, cuyos nombres y territorios coinciden parcialmente con las zonas vinícolas definidas por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen. Las tierras de la Rioja Alta tienen mayor altitud sobre el nivel del mar que las de la Rioja baja, así como un tipo de clima con influencias atlánticas, mientras que la Rioja Baja es una región típicamente mediterránea, más cálida y seca, con monte bajo, almendros y olivares.

Esta peculiar disposición geográfica en valles y sierras hace que La Rioja, a pesar de su escasa extensión, posea ocho tipos distintos de hábitat natural y una diversidad paisajística notable: desde ecosistemas de alta montaña, bosques húmedos y pastizales en los montes de la Rioja Alta hasta parajes semiáridos en los valles más orientales de la Rioja Baja.

Una parte muy amplia de estas tierras surorientales fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2003. La reserva abarca los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, y su superficie representa el 24% del total de la comunidad autónoma. Ésta posee, además, seis espacios ecológicos integrados en la Red Natura 2000, de ámbito europeo, que suman el 33% del territorio riojano. Entre ellos cabe destacar el Parque Natural de la Sierra de Cebollera.

La Rioja Alavesa, por su parte, es una comarca de Álava con capital en Laguardia, situada entre el río Ebro y la sierra de Cantabria, con un característico relieve de lomas, declives y terrazas cubiertas de viñedos. Los municipios navarros adscritos a la D.O.C. Rioja se sitúan también en la ribera del Ebro, al norte de la Rioja Media y la Rioja Baja, y comparten con ellas el clima y los cultivos de tipo mediterráneo.

Economía

La comunidad autónoma de La Rioja es la segunda más pequeña de España, por encima sólo de Baleares, y la menos poblada. No llega a los 310.000 habitantes, de los cuales casi la mitad vive en la capital, Logroño.

Se trata de una región eminentemente rural. No obstante, la agricultura ocupa sólo el cuarto lugar entre las ramas de actividad económica, por debajo del sector servicios, la industria y la construcción. Dentro del sector agrario, el cultivo de la vid aporta la mitad de los ingresos, seguido de la producción de hortalizas, frutas y cereales. En el sector industrial, la rama más destacada es la de alimentación y bebidas, pero la región cuenta también con una importante industria de productos metálicos, caucho y calzado.

En la Rioja Alavesa, con unos 12.000 habitantes, la economía se basa en el cultivo de la vid y en la elaboración de vino. Los municipios de la ribera navarra adscritos a la Denominación de Origen Calificada Rioja poseen también una gran riqueza agrícola, que ha dado lugar a industrias derivadas, como la conservera. La producción de vino comparte protagonismo en ellos con la de otros productos con denominación de origen, como el espárrago de Navarra y los pimientos del piquillo.

En términos económicos, La Rioja se ha situado siempre en la franja alta de las comunidades autónomas españolas, con niveles de renta per cápita superiores a la media nacional. El País Vasco y Navarra, a los que pertenece parte del territorio de la denominación de origen, cuentan con niveles de renta aún más altos, a la cabeza de España.

Cultura

Las tierras riojanas conservan vestigios de los diversos pueblos que las habitaron en la Antigüedad y la Alta Edad Media: celtíberos, romanos, visigodos, árabes… El periodo de mayor relevancia cultural de la región corresponde al medievo. Nájera se convirtió en el siglo X en corte del Reino de Nájera-Pamplona y en uno de los principales núcleos de la Reconquista; diversos monasterios cumplieron un importante papel como centros difusores de la cultura cristiana de la época, y el Camino de Santiago atravesó La Rioja procedente de Navarra.

Entre los monasterios, destacan el de Santa María la Real de Nájera y los de Yuso y Suso en San Millán de la Cogolla, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En Suso fueron encontradas las primeras frases conocidas en euskera y en lengua romance (el primitivo castellano), anotadas por un fraile anónimo en los márgenes de un códice latino. Allí vivió también Gonzalo de Berceo, considerado el primer poeta en lengua castellana.

El Camino de Santiago cuenta con dos itinerarios en la región: el Camino del Ebro, que procede de Tarragona y pasa por Alfaro, Calahorra y Logroño, y el Camino Francés, el más transitado desde la Edad Media, que pasa por la localidad navarra de Viana, adscrita a la D.O.C. Rioja, y atraviesa Logroño, Nájera y Santo Domingo de la Calzada (uno de los hitos históricos de la ruta jacobea) antes de entrar en la provincia de Burgos.

Gastronomía

En La Rioja, como en Navarra y el País Vasco, la gastronomía constituye una parte importante de la vida cotidiana. Predomina una cocina tradicional, menos innovadora que la de sus vecinos del norte, basada en la calidad de los productos. Su prestigio radica en buena medida en la riqueza de la huerta regional, que proporciona excelentes hortalizas, y en las carnes procedentes de las zonas de montaña.

Es muy apreciable el chorizo riojano, elaborado con pimentón dulce o picante y de menor grosor que en Castilla y el sur de España. Mucho menos conocida para el gran público, pero muy consumida en la Rioja Baja y en Logroño, es la morcilla dulce, que se puede tomar cruda, a la plancha o asada. En la sierra de Cameros se elaboran quesos de cabra de gran calidad y escasa distribución en otras zonas de España.

Los municipios navarros adscritos a la D.O.C. Rioja cuentan con excelentes productos propios, como los pimientos del piquillo y los espárragos de Navarra, que se consumen en toda la ribera del Ebro.

Entre los platos típicos de la gastronomía riojana figuran los siguientes:

  • Patatas a la riojana. Guisadas con chorizo. Una receta muy simple pero ciertamente característica de la región, incluida la Rioja Alavesa.
  • Menestra. Este surtido de verduras permite apreciar la calidad de la huerta riojana. Unas veces se presentan las verduras solas, cocidas y aliñadas con aceite de oliva, y otras se les añaden pequeños trozos de chorizo y otros ingredientes. Es típica la menestra con alcachofas naturales rebozadas.
  • Caparrones. El caparrón es una variedad de alubia roja, pequeña y redonda. El guiso se prepara en un puchero de barro y puede incluir diversos “tropiezos”: chorizo, carne de cordero, tocino… Tienen fama los caparrones de Anguiano y los de Castañares.
  • Bacalao a la riojana. Guisado en cazuela de barro con tomate y pimientos rojos, uno de los ingredientes básicos de la cocina regional.
  • Chuletillas asadas al sarmiento. Las chuletillas son costillas de cordero. En La Rioja se asan a la parrilla, sobre el rescoldo de una hoguera preparada con sarmientos, las ramas de la vid.
  • Pochas con codornices. Las pochas son una variedad de alubia blanca de piel fina y textura suave, típica de La Rioja y de Navarra. Las pochas con codornices son consideradas un plato tradicional riojano.
  • Embuchados. Un plato más propio de bares que de restaurantes. Los embuchados son tripas de cordero o cabrito, que se enroscan formando una madeja y se asan al horno o se cortan en rodajas y se fríen en una sartén.
  • Fardelejos. Un dulce de origen árabe típico de Arnedo, en la Rioja Baja. Están hechos con hojaldre relleno de almendra.

La D.O.C. Rioja

Historia

La Denominación de Origen Calificada Rioja puede ser considerada la denominación de origen más antigua de España. Sus antecedentes legales se remontan a 1926, fecha en la que se decretó la creación de un organismo que regulara el uso de la marca colectiva “Rioja”, cuya utilización en las etiquetas de vino había sido autorizada un año antes.

Es también la denominación de origen que cuenta con mayor número de bodegas inscritas, 600 con registro de industria embotelladora, y la primera que obtuvo, en 1991, el rango de “Calificada”, una distinción establecida por la Ley española para reconocer a aquellas denominaciones de origen que cumplen determinados requisitos de control y calidad. Rioja la ostentó en solitario hasta el año 2000, cuando le fue otorgada también a la Denominación de Origen Priorat.

La tradición vitícola de la región está acreditada, al menos, desde la época romana. Durante la Edad Media la vinicultura estuvo muy ligada a la actividad de los monasterios, y Gonzalo de Berceo, primer poeta conocido en lengua castellana, menciona el vino en unos versos escritos en San Millán de la Cogolla (La Rioja), uno de los focos culturales más importantes de la época.

Ya en el siglo XVIII se creó la Real Sociedad Económica de Cosecheros de Rioja. Pero el verdadero florecimiento del vino de Rioja se produjo en la segunda mitad del XIX, a raíz de la llegada a la región de compradores y bodegueros franceses que iniciaron un pujante comercio con el país vecino, y que introdujeron en la zona las técnicas de elaboración de Burdeos.

Medidas de calidad en la D.O.C. Rioja

El prestigio internacional de los vinos de Rioja responde en parte a las buenas condiciones del territorio para producir uva de calidad. Pero también a su larga tradición vitivinícola y a las estrictas normas de control impuestas por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen, que superan en rigor a las de muchas otras regiones del mundo y que fueron reconocidas con la concesión a la denominación de origen del rango de “Calificada”.

Con objeto de garantizar la calidad de los vinos de Rioja, el reglamento de la denominación establece, entre otros aspectos, el número mínimo y máximo de cepas que se puede plantar por hectárea; el uso o no de sistemas de riego; el modo de podar las plantas, incluyendo el número de yemas por cepa; el grado alcohólico que deben tener las uvas vendimiadas; la producción máxima de uva por hectárea; las técnicas de elaboración, que excluyen la utilización de ciertos tipos de prensa y otras máquinas; las formas y condiciones de crianza del vino, que prohíben el uso de trozos de madera para aportar aromas a bajo coste, y los requisitos de las bodegas de crianza, que deben contar con un número mínimo de barricas bordelesas de roble para ser consideradas como tales.

Los técnicos del Consejo supervisan cada año, durante el periodo de vendimia, la uva que entra en las distintas bodegas de elaboración, y una vez obtenidos los vinos realizan análisis químicos y catas de todos y cada uno de ellos para determinar si merecen la calificación oficial de vinos de Rioja o no.

Variedades de uva autorizadas en la D.O.C. Rioja

El Reglamento de la Denominación de Origen determina las variedades de uva que se pueden emplear en la elaboración de vinos de Rioja, así como los porcentajes mínimos y máximos de cada una de ellas.

Durante décadas hubo siete únicas variedades autorizadas por el Consejo Regulador: cuatro tintas (tempranillo, garnacha, mazuelo y graciano) y tres blancas (viura, malvasía y garnacha blanca). A comienzos del año 2007, el Consejo aprobó por primera vez desde su creación la incorporación de nuevas variedades.

En la actualidad son cinco tintas y nueve blancas: tempranillo, garnacha, mazuelo, graciano y maturana tinta, por un lado, y viura, malvasía, garnacha blanca, tempranillo blanco, maturana blanca, turruntés, chardonnay, sauvignon blanc y verdejo, por otro.

Las tres subzonas de la D.O.C. Rioja

El área de cultivo de la denominación de origen se sitúa en el valle del Ebro y se divide en tres zonas con diversas características climáticas y de composición de suelos: Rioja Alavesa, Rioja Alta y Rioja Baja. El Ebro entra en la región por el noroeste (Rioja Alta), a unos 445 metros de altitud, y la abandona por el este (Rioja Baja), a 260 metros. Entre un punto y otro recorre unos 120 kilómetros. Los viñedos se encuentran a ambos márgenes del río, y en algunos puntos ascienden por la vertiente de las montañas que delimitan el valle hasta una altura máxima de 700 metros.

La Rioja Alta ocupa la mitad oeste de la Denominación y la Rioja Baja la mitad este. La Rioja Alavesa se encuentra al norte de la Rioja Alta, entre el río Ebro, que constituye su frontera sur, y la Sierra de Cantabria, que la resguarda de los vientos del norte. En la Rioja Alavesa hay 18 municipios, que pertenecen a la provincia de Álava; en la Rioja Alta, 76 municipios, que pertenecen a La Rioja, y en la Rioja Baja hay 42 municipios riojanos y 8 navarros. Así como la parte alavesa de la denominación de origen coincide con una de las siete comarcas oficiales o “cuadrillas” en que está dividida Álava, la parte navarra no constituye ninguna región administrativa específica, ni posee un nombre propio que la identifique.

En conjunto, la Rioja Alta y la Rioja Alavesa poseen un clima con influencias atlánticas y mediterráneas, mientras que en la Rioja Baja predomina el clima mediterráneo, más cálido y seco. Estas diferencias se aprecian fácilmente en el paisaje y la vegetación, aunque dentro de cada zona se dan diversos microclimas en función de factores como la orientación solar o la mayor o menor exposición a los vientos.

Los suelos son también relativamente variados, con predominio de tres tipos: arcilloso-calcáreos, arcilloso-ferrosos y aluviales. En la Rioja Alavesa, de relieve accidentado, son características las viñas de pequeño tamaño, ubicadas en terrazas y pendientes suaves, con suelos arcilloso-calcáreos. La Rioja Baja es más llana, tiene viñedos más extensos y mayor cantidad de suelos aluviales. La Rioja Alta reúne características de las otras dos zonas, con suelos de los tres tipos y microclimas variados. Algunos de sus municipios se sitúan al norte del río Ebro, junto a los alaveses.

Tipos de vino de Rioja

En la Denominación de Origen Calificada Rioja se elaboran vinos tintos, blancos y rosados, que se han clasificado tradicionalmente en función de su edad en el momento de ser etiquetados y del proceso de crianza y envejecimiento que han seguido. El Consejo Regulador establece cuatro categorías: vino joven, vino crianza, vino reserva y vino gran reserva, tanto para los tintos como para los blancos, pues hay bodegas que elaboran vinos blancos con gran capacidad de envejecimiento.

Los vinos jóvenes son vinos comercializados en su primer o segundo año de vida, que tradicionalmente pasaban de los depósitos a la botella, sin un periodo intermedio de crianza en barrica, y en los que predominan la frescura y los aromas primarios procedentes de la uva.

Los vinos de crianza se comercializan como pronto en su tercer año de vida, después de pasar al menos un año en barrica (en el caso de los tintos) o seis meses (en el caso de los blancos). El resto del tiempo envejecen en botella antes de ser etiquetados.

Los vinos de reserva han sido sometidos al menos a tres años completos de envejecimiento, aunque el periodo mínimo de permanencia en barrica coincide con el de los crianzas: un año. En el caso de los blancos, el periodo total de envejecimiento exigido se reduce a dos años, de los cuales medio año como mínimo debe ser en barrica.

Por último, los grandes reservas se elaboran sólo en añadas con uva de gran calidad, y se etiquetan después de permanecer como mínimo dos años en barrica y tres en botella. En el caso de los blancos, se exige un periodo total de envejecimiento de al menos cuatro años, mientras que el periodo mínimo de permanencia en barrica es igual al de los reservas y crianzas: seis meses.

En la actualidad algunos bodegueros rechazan estas categorías, pues consideran que resultan demasiado rígidas y que llevan a los consumidores a confundir los tiempos de envejecimiento de los vinos con su calidad. Entre muchos consumidores españoles se da, en efecto, la idea equivocada de que un gran reserva es “mejor” que un reserva y que un reserva ha de ser también mejor que un crianza, cuando la calidad de los vinos depende más de la viticultura y de la idoneidad de los procesos de elaboración y crianza que del tiempo que pasen en la bodega. En consecuencia, los bodegueros a los que nos referimos proporcionan a sus vinos los periodos de crianza en barrica y de envejecimiento en botella que consideran más adecuados para obtener determinadas características, y renuncian a etiquetarlos como jóvenes, crianzas o reservas si no se ajustan a los tiempos de referencia establecidos por el Consejo Regulador. Hay vinos jóvenes que han permanecido durante algún tiempo en barrica, y por lo tanto tienen características distintas a las de un vino cosechero tradicional, y también vinos criados en barrica que no alcanzan los periodos mínimos exigidos a un reserva, pero superan ampliamente los habituales de un crianza. Algunos de los mejores vinos de Rioja no llevan hoy estas categorías identificativas y se limitan a indicar la añada en la etiqueta.

Mapa de la D.O.C. Rioja

En este mapa de Google hemos señalado con un círculo rojo cada uno de los municipios de La Rioja, Álava y Navarra que forman parte de la Denominación de Origen Calificada Rioja. Puede ver la lista completa haciendo clic en el icono con una flecha que aparece arriba a la izquierda.

Culto al vino

Bodega Contador

Benjamín Romeo comenzó a elaborar sus primeros vinos en una cueva centenaria horadada en la colina donde se alza el castillo de San Vicente de la Sonsierra, y continuó en... [ + ]

Bodegas Olmaza

Bodega familiar de elaboración y crianza fundada en 1989 en San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta). Posee 45 hectáreas de viñedos propios en los términos municipales de San Vicente... [ + ]

Hotel Casona del Boticario (H***)

La Casona del Boticario es un hotel con encanto especialmente dedicado al enoturismo. Está ubicado en el centro de San Vicente de la Sonsierra, uno de los principales enclaves vitivinícolas... [ + ]