banner Vinoturismia

Guía independiente de bodegas, cultura del vino y enoturismo en la Denominación de Origen Calificada Rioja

17 de agosto de 2017

Consejos para practicar enoturismo en la D.O. Rioja

¿Cuándo viajar?

Las bodegas que ofrecen visitas guiadas suelen permanecer abiertas al público todo el año, si bien algunas cierran en agosto, por vacaciones, o durante el período de vendimia, para poder trabajar con mayor comodidad. Pero a la hora de decidir cuándo viajar a la Denominación de Origen Calificada Rioja hay otros factores a considerar. El ciclo vegetativo de la vid determina tanto las labores que se realizan en la viña como el paisaje que encontraremos en cada estación.

  • El otoño es una de las estaciones más bellas en la D.O.C. Rioja, por la riqueza cromática del campo en general y los viñedos en particular. Las hojas de la vid cambian de color en el transcurso de unas semanas, en torno a octubre, a distinto ritmo según la variedad de uva y las características de la parcela, de modo que las viñas forman mosaicos de tonos verdes, amarillos y rojizos. Por otra parte, en las últimas semanas de septiembre y primeras de octubre se lleva a cabo la vendimia y es la mejor ocasión para conocer una bodega en plena actividad, aunque algunas suspenden las visitas durante este período.
  • En invierno las vides pierden la hoja y aparecen las cepas desnudas, que permiten apreciar mejor la morfología de la planta, si bien dan lugar a un paisaje más austero. A cambio, en los meses fríos existe la posibilidad de encontrar paisajes nevados, que son especialmente bellos en zonas como la Sierra de Cantabria. En invierno se realiza también una de las labores elementales de la viticultura: la poda.
  • La primavera riojana ofrece días largos y temperaturas suaves. En los árboles frutales y en las viñas comienza la floración y se realizan trabajos como la espergura y el desniete.
  • En verano las vides están ya cubiertas de hojas y presentan un color verde uniforme; es la época de mayor exuberancia del viñedo. Para las bodegas es un periodo de escasa actividad. Algunas cierran en agosto.

¿Qué se puede ver en las bodegas?

Algunas bodegas elaboran, envejecen y embotellan el vino en sus instalaciones; otras cuentas solamente con salas de elaboración o de crianza, o bien muestran al público solamente estas últimas. Recomendamos que los aficionados al vino que nunca hayan visto una bodega realicen una visita completa, que les permita conocer todo el proceso de producción del vino, desde la recepción de la uva hasta el etiquetado de las botellas. Quienes ya conozcan este proceso pueden preferir visitar una bodega que destaque por su antigüedad, tamaño o arquitectura, aun cuando no cuente con zonas de elaboración propias o no las incluya en los recorridos guiados. En nuestra selección de bodegas de especial interés turístico hemos indicado qué espacios se puede visitar en cada una de ellas.

Precio de las visitas guiadas

En general el precio de las visitas responde a criterios internos que no guardan una relación directa con el interés de las instalaciones ni con la calidad de los servicios ofrecidos. Sí puede depender, en cambio, de la disponibilidad de personal y horarios y, muy especialmente, de la cata o degustación de vinos que se suele realizar al final del recorrido. Algunas bodegas ofrecen diversas modalidades de visita, con distintos precios, en función del número y calidad de los vinos que catarán los visitantes. Como esos vinos pueden variar, recomendamos a las personas particularmente interesadas en la cata que consulten qué vinos probarán antes de solicitar una visita. Por lo demás, una bodega con un precio de entrada más elevado que otra no es necesariamente más interesante ni cuenta con mejores vinos. Hasta hace solo unos años, algunas de las bodegas de Rioja más emblemáticas ofrecían visitas gratuitas.

Venta directa de vino en las bodegas

Todas las bodegas que hemos visitado venden vino directamente al público, si bien algunas disponen de una tienda propiamente dicha y otras no. Algunas bodegas venden sus vinos a precios de mercado, por lo que comprar en ellas no representa ningún ahorro frente a hacerlo en una tienda normal. Pero la mayoría ofrece un pequeño descuento por botella o caja, y también las hay que realizan ofertas muy atractivas. Si piensa visitar una bodega con el propósito de comprar vino, es recomendable que consulte previamente sus precios y compare con los de su tienda habitual. Por otra parte, hay que tener en cuenta que es posible desplazarse hasta una bodega exclusivamente para comprar vino, sin realizar una visita guiada, y viceversa. En el transcurso de un viaje a la D.O. Rioja puede resultar interesante desligar hasta cierto punto ambas actividades. Es decir, visitar unas bodegas para comprar vino y otras para conocer sus instalaciones.

Tamaño y características de los grupos en las visitas guiadas

  • El grado de disfrute de una visita puede depender en buena medida del tamaño del grupo de visitantes. Los grupos pequeños permiten una atención más personalizada por parte de los guías, que podrán atender mejor las consultas de los visitantes y adaptar las explicaciones a su nivel de conocimientos. Algunas bodegas imponen límites en el tamaño de los grupos con objeto de proporcionar un servicio de calidad, aun a costa de reducir sus ingresos; otras reciben autobuses completos (unas cincuenta personas). A nuestro juicio, se trata de un factor que merece ser tenido en cuenta a la hora de practicar turismo enológico.
  • En general, las explicaciones de los recorridos turísticos están pensadas para visitantes con un nivel de conocimientos medio o elemental. Algunas bodegas realizan también visitas técnicas para profesionales del sector, dirigidas por un enólogo.
  • Muchas bodegas están acostumbradas a recibir visitas de familias con niños. Si se les informa con antelación de la presencia de menores de edad, podrán servirles un mosto al término del recorrido mientras los adultos degustan una copa de vino. Los padres deberían tener en cuenta, en todo caso, que las visitas a bodegas no constituyen una actividad demasiado divertida para los niños pequeños. No obstante, algunas bodegas han hecho un esfuerzo para adaptar las explicaciones de sus guías a grupos con niños, y unas pocas realizan actividades especiales para ellos, por ejemplo en tiempo de vendimia.

Ropa adecuada para visitar una bodega

En algunas bodegas, gran parte de la visita transcurre en salas de crianza y envejecimiento del vino que requieren una temperatura fresca y cierto grado de humedad. Por ese motivo, es aconsejable llevar siempre alguna prenda de abrigo, como una chaqueta, incluso en verano.

Bodegas con comedor

Algunas bodegas poseen un restaurante en sus instalaciones, pero es más frecuente que dispongan de un comedor en el que ofrecen uno o varios menús concertados para grupos, siempre que se reserve con antelación. Unas cuentan con su propio personal de cocina y otras trabajan con servicios de catering. En ocasiones, estos menús son muy sencillos y los precios equivalen a los de un restaurante de gama media-alta. Si desea comer en una bodega, le recomendamos que se informe antes sobre los menús disponibles y las características del servicio. La calidad de los productos y de la cocina pueden variar considerablemente, así como el encanto y la comodidad del comedor.

Qué más ver en La Rioja

La cultura del vino es uno de los principales reclamos turísticos de La Rioja, pero los viajeros que se limiten a visitar bodegas y viñedos se llevarán una impresión muy limitada de la región.

Algunos de los pueblos y comarcas más bellos de la zona están ubicados en áreas de montaña de economía ganadera, o con suelos y condiciones climáticas que hacen imposible la producción de uva tinta de calidad. Los viajeros que deseen formarse una idea completa de La Rioja pueden encontrar estos pueblos en las sierras del Sistema Ibérico que delimitan el valle del Ebro por el sur, a escasa distancia de las zonas de cultivo de vid.

En esta otra Rioja montañosa destacan la sierra de Cameros, dividida popularmente en Camero Viejo y Camero Nuevo, y la sierra de la Demanda, con municipios como Ezcaray, Anguiano o Canales de la Sierra, que reúnen valores paisajísticos, monumentales y etnográficos. En Cameros se encuentran el Parque Natural Sierra de Cebollera, que constituye el espacio ecológico más destacado de la región, y localidades como Torrecilla, Ortigosa, Nieva, El Rasillo o San Román, con abundantes recursos para la práctica del turismo rural y de actividades deportivas al aire libre.

Asimismo, La Rioja destaca a escala mundial por la existencia de yacimientos de huellas de dinosaurios, que además de poseer un enorme valor científico representan uno de los recursos turísticos más singulares de la región. Entre los muchos existentes cabe recomendar los de Enciso, localidad que además posee un bonito conjunto urbano y es un buen punto de referencia para realizar otras excursiones de interés por la Rioja Baja.

Una vez haya concluido su viaje a la D.O. Rioja, le invitamos a dejar sus propios comentarios y consejos en los espacios reservados para ello en nuestra web. De ese modo podrá ayudar a futuros visitantes a disfrutar de una experiencia lo más satisfactoria posible.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn Share with friends

Deja un comentario

No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.


Culto al vino

Bodega Contador

Benjamín Romeo comenzó a elaborar sus primeros vinos en una cueva centenaria horadada en la colina donde se alza el castillo de San Vicente de la Sonsierra, y continuó en... [ + ]

Bodegas Olmaza

Bodega familiar de elaboración y crianza fundada en 1989 en San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta). Posee 45 hectáreas de viñedos propios en los términos municipales de San Vicente... [ + ]

Hotel Casona del Boticario (H***)

La Casona del Boticario es un hotel con encanto especialmente dedicado al enoturismo. Está ubicado en el centro de San Vicente de la Sonsierra, uno de los principales enclaves vitivinícolas... [ + ]